¿Cómo elegir un buen nombre para mi perro?

Elegir un buen nombre para tu perro es fundamental. Aparte de ser la conexión entre tu y tu mascota, será la palabra que más oirá en su vida y una forma más sencilla de mejorar su entrenamiento.

El nombre equivocado puede causar más daño que el que imaginas, mientras que el correcto puede conducir a un perro al camino hacia el éxito.

Si le preguntaras a tu perro ¿Como se llama? algunos responderían, creo que me llamo No, Abajo, EsoNo, Dejaeso o Ya… aunque de cariño me dicen Lucas.

Los humanos desarrollamos un apego personal a nuestros propios nombres a una edad muy temprana. Cuando escuchamos nuestro nombre, registramos una respueta de «Ese soy yo».

En el caso de nuestras mascotas, probablemente no sea igual. Es más probable que un perro aprenda a asociar el sonido de su nombre con (esperamos) «Cosas buenas» de la misma manera que se asocia otras cosas (una pelota, una correa, las llaves del auto el clicker) con cosas buenas o premios.

Tips para elegir el nombre de tu perro

  • Intenta utilizar un nombre de dos sílabas
  • Asegúrate que el nombre no suene parecido con otra palabra que tu perro pueda confundir. Un nombre como «Bó» es muy bonito… pero suena demasiado parecido a «¡No!»
  • Aunque puedan parecer exóticos y atractivos, los nombres difíciles de pronunciar no son adecuados para los perros, pues si a ti te cuesta decirlo correctamente seguro al resto de personas también, lo que hará que el animal pueda demorar mucho tiempo en captar que lo están llamando.
  • En un hogar con varios perros, es mejor evitar los sonidos similares en los nombres: Mia, Pia y Li… ¡Ni si quiera pienses en hacer algo así! ¡Nunca sabrán quién es quién!

¿Como hacer para que el perro entienda su nombre?

Hacer que el perro responda a su nombre lo antes posible es un paso básico en el adiestramiento y obediencia canina, y mientras más rápido lo consigas mucho mejor.

Nuestro primer objetivo será captar la atención del perro. Con este criterio buscamos conseguir una conducta básica, que consiste en que el perro nos mire por un instante y nos preste atención para que resulte más fácil comunicarnos con él después de decir su nombre:

  1. Pronunciar su nombre y cuando te mire felicítalo con un «muy bien» o haz click y dale un premio: Puede ser una comida apetitosa, un juguete o una golosina para perros.
  2. Lo ideal es que repitas este ejercicio de forma diaria dedicándole unos 5 o 10 minutos. prolonga una sesión de entrenamiento puede abrumar a tu perro desconcentrando de su adiestramiento. Es importante no premiarlo si no lo hace adecuadamente.
  3. Los perros que vienen cuando se les llama tienen más libertad para jugar con sus amigos en el parque, ir a pasear al campo y estar seguros en cualquier lugar.
Foto: Depositphotos.com

Nunca utilices su nombre cuando estás enojado o para regañarlo. Si lo haces, tu perro lo asociará con algo negativo, y no vendrá a ti o lo hará con desconfianza o miedo.

-Lucas NO!

La forma correcta de hablarle a nuestro perro y enseñarle una acción es: Nombre + acción

Al llamarlo por su nombre tu perro entenderá «Mírame, presta atención», Luego le harás saber la orden: ¡Lucas, abajo!

La palabra NO la usamos para enseñarle a nuestro perro algo que obviamente no debe de hacer Lucas, ¡NO!

Pero que pasa si tu perro se llama Bruno… Es posible que pueda condicionarse y confundirse con la palabra No, pues es parte de la consonante final de su nombre: Bru, ¡No! si tu perro se llama Bruno, puedes pensar en decirle un apodo como Brus. 🙂

Usualmente estamos acostumbrados a hablar al revés: ¡No, Lucas! el error aquí es que le creamos confusión al perro, que se queda con la última palabra «Lucas», y recordemos para el esto seria algo positivo.

No uses el nombre de tu perro en vano. Si dices el nombre e tu perro en cualquier circunstancia y por cualquier razón, sin reforzar su conducta cuando te mira, estarás jugando a «Pedrito y el Lobo» y tu perro dejará de prestar atención cuando dices su nombre.

Premiar y felicitarlo siempre que responda positivamente a la llamada será básico.