¿Qué debo saber sobre el TVT en perros? Tumor Venéreo Transmisible

Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

TVT significa Tumor Venéreo Transmisible , que afecta comúnmente a los perros que deambulan y tienen contacto con otros perros con el mismo padecimiento.

Los signos que podemos observar son masas que protruyen de la vulva o prepucio del paciente, sangrado de sus zonas genitales y lamido frecuente de las mismas.

La transmisión es por contacto directo, por lo que pueden adquirir esta enfermedad por la cópula, afectando comúnmente las partes genitales tanto de machos como de hembras. Debido al hábito de olfatear y lamerse unos a otros, en ocasiones se puede observar en la cavidad nasal, oral, ojos e incluso en la piel.

Diagnóstico del TVT en perros

El diagnóstico debe realizarse mediante una evaluación citológica realizada por un médico veterinario entrenado en reconocer y emitir este diagnóstico.

Existen condiciones médicas, como otros tipos de tumores, enfermedades reproductivas y sistémicas que pueden confundirse con TVT, por lo que debe diferenciarse correctamente para poder brindar un tratamiento específico y eficaz.

Este padecimiento puede tratarse exitosamente mediante la administración de quimioterapia específica, y en la mayoría de los casos tiende a ser curativa.

Es muy importante que el médico veterinario determine el protocolo y momento en el cual iniciar la terapia.

Cuando los pacientes son rescatados, su condición corporal, estado nutricional y biología en general se encuentran afectados, por lo que no es recomendable someterlos a tratamiento inmediato hasta tener un perfil médico interno de su estado de salud.

Debido a la toxicidad que produce la quimioterapia sobre células sanas, también, deben obtenerse exámenes de sangre y orina como mínimo, para determinar que el paciente esté apto para ser tratado. De no estarlo, debe mejorarse la salud del paciente hasta el punto en que el tratamiento no cause daños a su salud.

No se recomienda operar a un paciente al mismo tiempo que se da quimioterapia, porque esto interfiere con la cicatrización y predispone a infección del sitio quirúrgico.

El no comprender el orden en que deben atenderse los problemas de salud, pone en riesgo al paciente.

La esterilización o castración electiva, no es una emergencia quirúrgica. Un paciente rescatado y bajo el cuidado de su nuevo tutor, requiere chequeos médicos, tratar los padecimientos existentes, y ya recuperado, pueden realizarse procedimientos electivos, con el menor riesgo anestésico y de complicaciones postoperatorias.

Por esto, no debe empezarse por operar al paciente y dar quimioterapia a ciegas, sin diagnóstico confirmativo, sin exámenes pre anestésicos, sin valoración médica profesional y sin un orden lógico de accionar.

Recuerda que siempre, ante cualquier duda de la salud de tu mascota, la mejor respuesta la encontrarás en un médico veterinario capacitado, no en opiniones particulares, páginas de internet o redes sociales. Tratemos los padecimientos de nuestras mascotas, como desearíamos que nuestros médicos nos trataran a nosotros, con dignidad y responsabilidad.

M.A., M.V. Juan José Chávez López, Col. 1,367
Médico Veterinario y Catedrático / USAC/FMVZ/HVAC,
GUATEVET.